Ya es hora de impulsar la participación de los trabajadores