La pasión Uber evoca 1990 y las ‘puntocom’