El lado positivo de la lucha por el clima