El lujo somete al arte