Entre el desencanto y la resignación