Impotencia judicial ante los paraísos fiscales

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Abogado. Magistrado emérito del Tribunal Supremo. Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra)

    Los actuales delincuentes contra el patrimonio se asocian en torno a grupos económicos organizados, utilizando las facilidades del sistema mercantil y financiero. La criminalidad económica se estructura y funciona como una organización  de malhechores. En consecuencia, la respuesta del derecho tiene que ser la adecuada, proporcionada y exigida por la gravedad del daño que ocasionan. Sus  efectos perjudican  la estabilidad económica de un país y de gran parte del sistema financiero mundial. Sus actividades son más peligrosas y causan más daño que las organizaciones terroristas. Están arrastrando a la pobreza, la desesperación y el suicidio a sectores cada vez más extensos de todas las sociedades. Es urgente activar las “leyes de combate” contra la criminalidad económica. Además, su alarmante impunidad genera  una grave sensación de impotencia,...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario