La solución está en las gradas