No tiene por qué ser malo