Preferentes: no solo fueron las cajas