Samsung, tocado pero no hundido