Sentencia europea: Un cambio radical