Francia: muchos perdedores entre los parados