Cada vez más particulares se declaran insolventes, y la covid es la guinda