El empleo en la banca se despeña