Emprender... sólo si no queda otra