La emergencia climática se cierne en grados distintos sobre el planeta