La pandemia precipita la mayor caída registrada en las emisiones de CO2