Las divisas se mueven a sus anchas