Los grandes grupos de energía pierden clientes con cuentagotas