Los impuestos no tienen por qué ser un obstáculo a la competitividad