Los países del G7 cada vez pesan menos en el mundo que quieren liderar