Más vulnerables a la deflación