Teléfonos cada vez más inteligentes que cambian de manos muy deprisa