La creación de empleo pierde fuelle