La desigualdad, el gran desafío