La discapacidad intelectual exige dignidad