La economía rusa no acaba de transformarse