LA FOTO DE AGUSTÍ CARBONELL // Carretera agotada, carretera sin fin