La foto de Agustí Carbonell // El poder del avión