LA FOTO DE AGUSTÍ CARBONELL // La factura de morirse