LA FOTO DE AGUSTÍ CARBONELL // La realidad, según cada uno