La foto de Agustí Carbonell // Libros y flores, otra vez