La foto de Agustí Carbonell // Malos tiempos para la lírica