LA FOTO DE AGUSTÍ CARBONELL // ‘Motolandia’, para bien y para mal