LA FOTO DE AGUSTÍ CARBONELL // No era el llanero solitario