La globalización salva vidas; los egoísmos nacionales las destruyen