La mayoría de la UE reduce sus emisiones