La prima de riesgo, según Darío Adanti