La sentencia del TJUE es un tanto críptica