¡Demasiado tarde para ser pesimistas! // El lobo no será cordero