Economía de guerra // Cuando hay muertos, es una guerra