El traje nuevo del banquero // Aunque la mona se vista de seda...