El vicio del ladrillo // Excesos con platos rotos