La economía del absurdo // Absurdo, pero dominante