Pólvora, tabaco y cuero // Justicia bajo las bombas