Economía colaborativa: límites urgentes