Los asociados: de profesores a ‘pobresores’