Los automóviles contaminan, pero cuidado con los barcos