Más allá de los coronabonos: la coronamoneda