Más coches pese a la crisis